jueves, 24 de noviembre de 2011

Dos de calamares...con mayonesa de limón

Os propongo una receta rapida , para salir de un apuro, se puede hacer en 10 min. Esto lo digo porque vale la pena hacerse los calamares a la romana en casa , los que venden en los supers son una autentica porqueria.Yo los he hecho en dos colores, los normales y otros negros,la gracia está en el color negro de los calamares a la romana que simplemente se hace  añadiendo un poco de tinta de sepia o calamar a la pastina donde los rebozaremos. El sabor y la textura son  el mismo lo único que cambia es el aspecto.

Ingredientes para 2 raciones:
Calamar grande 200 grs.
Sal y pimienta
Harina
Mayonesa 50 grs.
Limón 1/2 un.

Para el rebozado:
Cerveza o agua con gas muy frías 250 grs.
Harina 150 grs.
Sal 5 grs.
Tinta de sepia (para el rebozado negro)

Lo primero que haremos será la pastina para rebozar los calamares, os he puesto dos opciones, la podéis hacer con cerveza o con agua con gas, eso si, han de estar bien frías las dos, a mi personalmente me gusta mas con cerveza y no es por que sea un apasionado de esta bebida , que lo soy ,sino porque le aporta mas sabor al rebozado, pero con agua con gas también sale muy bien. Colocar la harina y la sal en un bowl y añadir la cerveza o agua mientras batimos con una varilla hasta que nos quede como una crema, sin grumos. Llegado a este punto, si la queremos hacer de color negro simplemente añadiremos un poco  de tinta de sepia natural o una bolsita de las congeladas y lo mezclaremos bien.

Para la mayonesa de limón mezclaremos las mayonesa (casera o una buena de bote) con el zumo de 1/2 limón, perejil picado  y un poco de la ralladura de su piel.

Los calamares los cortaremos en anillas del tamaño que queramos, los sazonaremos con sal y con pimienta recién molida, los pasamos por harina, los espolvoreamos bien para quitar el exceso de harina y los sumergimos en la pastina del rebozado.
Tendremos una sartén o freidora con aceite caliente, escurrir un poco las anillas de calamar y freír con cuidado de no echar demasiadas de golpe, mejor de una en una y sin freír muchas a la vez, sino se nos engancharían. Una vez bien doradas y crujientes escurrir sobre papel absorbente.

Ya se pueden emplatar y comer los calamares, veréis que rebozado tan crujiente que tienen, eso si, no los dejéis enfriar mucho por que si no se ablandan.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada